Curiosidades

 
 
 
 
Rutas mortales.

Los caminos y carreteras más peligrosas del mundo.

 
 

Curvas peligrosas


En poco más de un siglo y tras la aparición de los primeros vehículos motorizados, la orografía de nuestro planeta ha cambiado considerablemente ante la necesidad de adecuar y de construir vías de comunicación por las que poder circular cómodamente con dichos vehículos. Se ha excavado, perforado, demolido, aplanado… se han construido puentes y viaductos, se han perforado montañas de dura roca. En fin, todo lo necesario para moldear el planeta a nuestras necesidades.
Pero esto no siempre se ha hecho del modo más seguro e idóneo y, en muchas ocasiones, las carreteras construidas se convierten en verdaderas trampas mortales para todos aquellos que circulan por ellas.

Aquí os dejo una pequeña recopilación de las más conocidas. Probablemente existan muchas carreteras más peligrosas que éstas, pero por encontrarse en lugares y países lejanos y poco comunicados no existen datos sobre ellas.
 


Abrocharos los cinturones ¡Arrancamos!



Primero daremos un paseo por la mítica “
Carretera de los huesos” de Siberia:

Cuando la Unión Soviética estaba en pleno apogeo, Stalin mandó construir una carretera en la inhóspita y lejana Siberia. La carretera, de unos 2000 kilómetros, uniría las ciudades de Magadan y Yakutsk y facilitaría el control comunista en todo este vasto territorio. De este modo, Stalin también tuvo ocupados y alejados a miles de disidentes al régimen, que fueron los que de sol a sol trabajaron a pico y pala en la construcción de esta carretera. El trayecto transcurre a lo largo del Círculo Polar Ártico y en él se encuentran algunas de las ciudades más frías del planeta, como Verkhoyansk.

Como peculiaridad, decir que los trabajadores que morían se enterraban sistemáticamente bajo el mismo asfalto de la carretera y que todavía hoy en día, los cadáveres afloran de vez en cuando. En la época de lluvias, esta carretera se convierte en un auténtico barrizal, haciendo de su circulación un deporte de riesgo bastante elevado.

 

 
 
 
 
 
 

Dejamos el barro y pasamos al hielo, a las autopistas heladas de Alaska y Canadá (James Dalton Highway)

Estas autopistas que transcurren sobre el mar helado se construyen todos los años para dar servicio a las minas del noreste de Canadá. A la propia peligrosidad de conducir sobre el hielo, se une la del manejo de camiones de gran tonelaje que ya de por sí son todo un peligro. Todos los años el hielo se traga literalmente a alguno de estos camiones, pero los grandes sueldos que cobran estos intrépidos conductores convierten el peligro en un tema secundario.

La James Dalton transcurre a lo largo de 414 millas atravesando la tundra ártica, una carretera en su mayor parte de grava suelta que se convierte, bajo las ruedas de los camiones que la transitan a toda velocidad, en un verdadero campo de tiro cuando las piedras salen disparadas en todas direcciones. La Dalton Highway fue construida para poder llegar a los campos petrolíferos de las bahías del norte, en todo su recorrido apenas existe ningún lugar habitado y una avería del vehículo en pleno invierno puede llegar a ser mortal. Como curiosidad, decir que las empresas de alquiler de vehículos prohíben a sus clientes conducir por esta ruta.
.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Túnel de Guoliang
China


Esta carretera transcurre por las montañas Taihan, en la provincia China de Hunan y fue construida por los pobladores locales. Para terminar el túnel de 1200 metros de longitud, 5 metros de alto y 4 metros de ancho se necesitaron más de cinco años de trabajo. Durante su construcción ya murieron algunos de los aldeanos y está considerada como una de las más peligrosas en esa región de China.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Carretera Yungas
Bolivia

La Carretera de Yungas está considerada por muchos como la más peligrosa del planeta y está ubicada en los andes bolivianos, a 70 km de La Paz hacia Coroico. Tiene una altitud de 3.600 metros y está rodeada de profundos barrancos que en algunos casos alcanzan los 800 metros de profundidad. Por su estrecha calzada transcurre un tráfico más que intenso y en las zonas más angostas se suelen montar verdaderos atascos cuando se juntan unos cuantos camiones y autobuses de gran volumen. Se dice que todos los años, entre cien y doscientas personas mueren despeñadas por estos barrancos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Desierto de Atacama
Chile

Pasamos a otro tipo de rutas mortales, las interminables rectas de los desiertos. Una de las más representativas es la que transcurre por el desierto de Atacama, en Chile, desde Arica a Iquique. En este caso, el peligro no está en las curvas ni en las estrecheces. La elevada mortandad de estas carreteras está en la monotonía y en el cansancio, que provocan que la gente se duerma o preste poca atención con consecuencias más que terribles. En esta carretera en concreto, uno puede encontrar en las cunetas decenas y decenas de «Animitas”, que son los pequeños mausoleos que los familiares montan en el lugar del accidente para honrar y recordar a sus familiares fallecidos.

 
 
 
 
 
 
 
Autopista de Tarim.
Dunas del Taklimakan - China

Volvemos de nuevo a China, entre las grandes dunas del Taklimakan, la autopista de Tarim no es solo la mayor autopista jamás construida a través de un desierto, sino un auténtico logro de la ingeniería china.

Sus 522 kilómetros de trazado atraviesan una de las regiones más extremas del planeta, un área de 270.000 km² cuyo nombre, en lengua uigur significa «si entras no podrás salir”. Para los chinos, desde los tiempos de Marco Polo, el lugar también es conocido como el “Mar de la Muerte”.

Durante años el avance de las dunas cubriendo la carretera ha sido un quebradero de cabeza para las autoridades, hasta que al final dieron con la solución más sencilla. Plantar en todo su recorrido una pequeña franja de vegetación para contener al inquieto desierto.

 
 
 
 
Carretera a Porto Moniz
Madeira

En Madeira nos encontramos también con una carretera bastante peculiar y peligrosa. Se trata de la vieja carretera a Porto Moniz, actualmente poco transitada porque una vía más moderna y con menos peligros se construyó hace unos años.

Esta carretera transcurre junto al océano, sobre cortados y acantilados y atravesando diversos túneles a través de la roca.

La peculiaridad de esta carretera, a parte de su estrechez, está en que a lo largo de la carretera, en la época de lluvias, algunas cataratas caen sobre la carretera convirtiéndola en pistas acuáticas, a parte, en días de temporal, las olas llegan hasta algunos puntos de la carretera, llevándose por delante a todo aquel que circule por allí en esos momentos.

 
 
 
 
Carretera Stelvio Pass Road Trollstigen
Italia

Saltamos de nuevo y viajamos hasta Italia, a la carretera Stelvio Pass Road Trollstigen, la montaña más alta pavimentada de los Alpes orientales.

La carretera conecta el Paso del Stelvio Valtellina con el valle del Adigio y Merano.

No hace falta decir que esta carretera no es apta para aquellos que sufren de mareos ni para aquellos otros que piensan que revisar el estado de los frenos del automóvil es cosa de nenazas.

 
 
 
 
Pasubio
Italia
 
 
 
 
 
 

Y que decir de aquellas que transcurren cerca de los pastos. Si una vaca en la carretera ya es un peligro, imaginen una vaca con niebla.

 
Carretera en Caillou de Soques
Pirineos franceses
 
 
 
Carretera Hindustan-Tíbet
Tíbet

Continuamos en el Tíbet, ciertamente, llegar a este mítico lugar por carretera es toda una aventura. En este caso transitamos por su vertiente India.

La carretera Hindustan-Tíbet. Una vieja vía comercial que atraviesa las montañas entre cortados y precipicios imposibles.

Para los que alguna vez la tengan que transitar en transporte público, decir que la media de edad de los autobuses que van por esta ruta es de unos veinticinco años.

 
 
 
 
 
Carretera Transfagarasan
Rumanía

La carretera Transfagarasan de Rumanía. Construida como una ruta militar estratégica es la carretera pavimentada más alta de Rumanía.

Transcurre de norte a sur a través de las montañas más altas de los Cárpatos, conectando los dos picos más altos, el Moldoveanu y el Negoiu.

La carretera conecta también las regiones históricas de Transilvania y Valaquia. A las curvas y la altura, en este caso, hay que sumar los ataques vampíricos.

 
 
 
 
Carretera Karakórum
Pakistán

De los Cárpatos volamos hasta Pakistán, a la carretera internacional asfaltada a más altura del mundo.

La carretera Karakórum, (Karakoram) que atraviesa las montañas del mismo nombre a través del paso de Khunjerab a 4693 metros de altura. La carretera fue construida entre Pakistán y China para conectar las ciudades de Xinjiang con Gilgit-Baltistán.

También conocida como la National Highway 35, durante su construcción, que duró más de 20 años, 810 paquistaníes y 82 trabajadores chinos perdieron la vida.

Su trayecto discurre en lo que antiguamente fue la ruta de la seda y hoy en día está considerada como la novena maravilla del mundo.

 
 
 
 
 
 
Irohazaka Winding Road
Japón

Pasamos ahora a Japón, a la Irohazaka Winding Road. Esta peculiar carretera asciende hasta el lago Chuzenji, en el parque nacional de Nikko, situado a los pies del volcán del monte sagrado Nantai.

Esta carretera también era un camino sagrado hace tiempo y no todos tenían permitido transitar por ella.

Tenía 48 curvas, cada una con una letra del antiguo alfabeto japonés y se descendía siempre por un trayecto diferente al de subida, para poder completar el camino sagrado.

 
 
 
 
 
Carretera Fairy Meadows
Pakistán

De nuevo en Pakistán, nos adentramos por la carretera Fairy Meadows. Este camino de grava suelta construido por los lugareños asciende hacia uno de los picos más altos del mundo, el Nanga Parbat.

Durante 10 kilómetros uno se juega el pellejo rezando para que no fallen los frenos en ninguna de sus curvas. Sobra decir que el puesto de socorro, el taller o la gasolinera más próxima están a cientos de kilómetros de este lugar.

 
 
 
 
Carretera 40 El Espinazo del Diablo
México

El trayecto de esta carretera transcurre desde Mazatlán hasta Durango, atravesando la Sierra Madre y cruzando decenas de profundas barrancas. Curvas cerradas con un asfalto bacheado que bordea cortados y peñascos a más de 2000 metros de altura que, en las últimas horas de la tarde, se suele cubrir de una niebla espesa que atrapa a los conductores menos precavidos, convirtiendo cada curva y cada estrechez del camino en una verdadera odisea.

Existen algunas versiones sobre el nombre tan particular que recibió esta zona. Una de ellas dice que las impresionantes barrancas que se despliegan a ambos lados del camino hacen ver al diablo. Otra afirma que el nombre le viene de lo peligroso de tantas quebradas que hay entre las conformaciones montañosas de la Sierra. Una más afirma que se debe a lo fuerte que sopla el viento y el ruido que provoca al filtrarse un sin número de corrientes de aire.

 
 
 
 
 
 
 
 
©  Vivi, 2010